Enamorarse

  • CapturaEnamorarse

    Dicen quienes aseguran ser quienes saben,
    Que se nos condiciona desde niños para enamorarnos.
    Y puedo asegurar que en la medida que crecemos
    Creemos hacernos más fuertes e inmunes, mas alertas y precavidos

    Pero un día nos damos cuenta que el amor irrumpió de pronto en nuestros sentimientos,
    Burlando las barreras auto impuestas,
    Y haciéndonos florecer de una dicha inexplicable, mientras dure,
    Y partiéndonos el alma cuando muere.

    Por que la paradoja del amor, si es que tiene solo una,
    Es que, enamorarse siempre duele.
    Duele estar enamorado, por que el sentimiento es tan intenso
    Que invade el Yo y se hace nosotros,

    Y de pronto no soy mío como antes,
    Y me hace feliz y a la vez temo, por que en alguna parte perdí mi pertenencia,
    Y parte de mi le pertenece a el o ella,
    Y tanta entrega solo es posible en un marco de sublime confianza

    Que no sé ni cómo ni cuándo la entregue mi alma
    Y sumergido estoy, en un amor visceral,
    Ciego cuando te veo y te tengo,
    Poseído de tu olor y tú recuerdo si no estas.

    Porque el amor se siente hasta con el cuero cabelludo,
    Cada órgano lo vive y así a los sobresaltos
    Sentimos como nunca en la vida que estamos vivos.

    Enamorarse es un regalo que algunos recibimos en la vida.
    Es un milagro que si somos afortunados
    Lo viviremos quizás más de una vez.
    Pero siempre no lo dudes dolerá.
    Y Mucho.
    Como necio y cobarde serias si eligieras no vivirlo

    Con el tiempo entendí que es el precio que se paga por devorar la vida,
    Y que los recuerdos de ese amor seran el alimento de años de soledad,
    Entonces como una cámara lenta revivir cada instante de esa pasión
    Se sentirá casi igual a cuando fue,
    Dolerá, olerá, se sentirán las caricias como si El o ella estuviera aun,
    Y por ese instante te podrás engañar y volver a sentirte vivo de nuevo,

    Porque si fuiste afortunado,
    Si te has enamorado y entregado a esa pasión a ciegas, has vivido,
    Eres venturoso,
    Puedes morir completo

    Claudia Mattenet

Argamasa de amor

Captura4

Argamasa  de amor

El sabe para quien es

Fue Mi amor de juventud
Ese sin horizontes ni límites
Con sueños infinitos donde todo es posible
Amor loco todo vértigo todo nuevo, posible absoluto.

Mi piel era la suya,
Nuestros cuerpos se acoplaban de tal forma que eran uno fundido,
Aglutinándose integrándose, mezclándose,
Sin definirse el comiendo del uno, el fin del otro
Así como nuestros sueños, eran nuestros alientos, uno,
Un solo hálito del mismo oxigeno

Dos seres humanos fundidos en uno, desde lo externo a lo interno,
Pensándonos al unísono,
Enamorados, amándose, entreverándose sus proyectos, sus almas,
En un amasijo de piel sudor carne fluidos.
Distancia, deseo, el todo, hasta no saber dónde comienza el y termina ella
Porque los dos son uno, como una masa sobada,
Amasada, cortada en dos piezas.

Y aquel día tuve que dejarte….
Y por más años que pasé revisando
En retrospectiva el porqué de mi partida
Ya no importa
Hace mucho que fue erróneamente decidida

Porque lo que no entendí ,hay pena mía
Era que al dejarte, yo sola jamás me iría,
Sino mi Yo, mi argamasa de amor, con tu empatía
Con tu olor , tus sueños conmigo, y
Tus miradas en mi compañía

Y con todo lo que se adhirió a mi ADN en los años convividos
Tus tiempos en mis tiempos,
Tus urgencias en las mías tu saliva cual la mía en mi boca
Tu aliento en el hálito del mío
Y tu ausencia, hay amor mío, siempre y para siempre
En mi ausencia! como!,! cuanto! Y por siempre !dolería!

Y así como media argamasa de amor quede
Y La vida que siguió fue vivida
En cada amor vivido con tu amor, conviví
Cada entrega era en parte hacia ti
Cada beso sabia a tu saliva
Y cada éxtasis tenía en parte tu aliento, y tu nombre contenido
Pensándote, llamándote, soñándose, mi argamasa de amor

Construí con tu ausencia toda mi vida.
Amor generoso que se expande como masa que leuda
Tuve marido, hijos, proyectos, una vida.
Siempre, secretamente muy ocultamente
Esperanzada en reencontrar
La otra parte amputada de argamasa de mi amor
Pero también deseando que ella
Hubiera encontrado paz.

Claudia Mattenet
Cariló verano 2015

Mi hija hermosa

Captura

 MI HIJA ES HERMOSA

Mi hija es hermosa, eso dicen.
Y yo se que tengo una hija que es hermosa.
Nació directo de mi útero a las manos del médico, sentada, cara seria,
Ojos infinitamente almendrados y abiertos,
Ni una lágrima, la miré y dos cosas sentí
Dios, es hermosa, y nada, nada tiene de parecido a mí.

Y como era la primera me costó ese golpe
De no ver mí esencia prolongada en ella.
Pero sí había algo que tenía ya en esos ojos.
Era la mirada. No había temor, solo sorpresa.
Si se quiere hasta algo de molestia por haberla disturbado
De la comodidad en la que estada.
Era una mirada valerosa, una mirada que ya
En el segundo de vida independiente podía expresar lo que sentía.
Y entonces reconocí en su mirada de almendra mi coraje.

Los bebes se sabe no son en general bonitos,
Pero ella nació hermosa,
Los meses pasaron y no hicieron más que acentuar esa belleza
Que no heredó de mí.
Y yo me extasiaba mirándola y tardando en convencerme
Que era sangre de mi sangre.

Parecía no necesitar demasiado en su desarrollo,
Y las etapas pautadas, la comida, el gateo, caminar, el habla,
Todo lo hizo antes de lo estipulado.
Y un día casi sin esperarlo camino hasta aferrarse a mis piernas
Estando yo de espaldas,
Como si los diez meses le quedara chicos
Y descubrir el mundo se le hiciera urgente.
Y fue entonces cuando tome conciencia de que además de hermosa,
Se le había regalado la virtud de la inteligencia.

Retraté su belleza en cuanta etapa pude,
Como intentando capturarla de esa forma
Y en ese instante para siempre.
Aprendí de su inteligencia como educarla,
Pues fue ella quien nos guio en la ignorancia
Dentro de nuestro deseo de límites y
Su voluntad de aceptación de los mismos;
Fue ella quien aplacó nuestros miedos a innumerables peligros
A los que supuestamente podía estar expuesta,
Mostrándonos a cuales realmente jamás se expondría,
Porque ella y solo ella sabía para sí lo que debía y convenía.

Debimos rendirnos a su persistencia y aceptar,
Y como era de esperar tuvo razón.
Nunca se perdió, nunca un golpe,
Nunca un punto por lastimadura, creció indemne
Cuando en esos años todos pasamos por un golpe, unas puntadas o un yeso.
Hermosa, como si nada, nada debiera dañarla por que asi debía ser.

Creció libre a cuanta actividad deseara,
La aleje de cualquier temor a alguna,
Enseñándole la maravilla de montar, patinar, nadar,
La bicicleta, y lo que ella después sola quiso hacer.
El miedo para ella no era una palabra racional.
Mientras tanto mis huesos envejecían y se quebraban,
No por transmitirle temor, sino la audacia de insistir.

Tengo una hija que con los años deviene más hermosa,
Ya nos hemos acostumbrado a ella,
En realidad su belleza es aún más perceptible
En la medida en que vamos envejeciendo, pero tiene ahora otras bellezas,
Y desearía legarle con los años la mejor de las bellezas, la belleza del alma.
Eso, siempre que me lo permita,
Pues parece ir adquiriéndola lentamente como todo,
Siguiendo su propio path, Va lográndolo.

Queremos legarles a nuestros hijos,
Independientemente de nuestras propias historias,
Valores, principios, ideales, sueños, ética,
Amor al prójimo, respeto a sus mayores.
Queremos dejarlos tomar sus propias decisiones, queremos, queremos, ….
A veces queremos tanto de ellos.

Yo tengo una hija hermosa que parece flotar en la vida
Ignorando el efecto que su belleza causa.
No es jactanciosa sino hasta humilde en su aspecto.
Tiene el don innato de liderazgo,
Y creo que no se ha percatado aún del capital que eso representará en su futuro.
Desconoce la seducción como arma, solo su raciocinio la guía.
Y entonces es en esos momentos donde me doy cuenta que
Quien quiera y como se llame, le regaló el don de la belleza a la persona adecuada.
Se que ella con los años dulcificará su carácter
Pues inevitablemente en algún momento
La vida le pondrá un espejo delante y le mostrará “mira niña,
¡Cuán afortunada fuiste ¡tú naciste con bono!…………..
Devuélvele a la vida lo que la vida te ha dado

Claudia Mattenet

Tengo una amiga que me duele en el alma.

Captura7

PARA ALMA

Tengo una amiga que me duele en el alma.
Hace años no la veo, hace años se me ha perdido
Hacia tierras lejanas supe que había partido,
No la despedí, pues nunca pensé que jamás la habría perdido.

Ella fue esa amiga que todas deberían tener siempre
Si se quiere alocada, a primera vista sin rumbo, ni principios, ni sentido;
Que ya se ocupara la vida y el tiempo de que encalle en algún sitio.
Y entonces, ya con rumbo, su vida comenzará a tener sentido.
Pero quiera su persistencia que ella se aferre a su locura,
Pues sin estar con ella yo jamás la reconocería.

A mi me encontró en esos momentos sombríos de recorrido,
Donde una debiera decidir, actuar y corregir,
Pero el “debiera” es un mandato y una se siente una hoja
A la que el viento sopla en la dirección que toca
Y una se deja con placer infinito
Eso fue para mi Alma, un viento que cura aventándome
No me cuestionó, me subió a su nube y allí muy arriba me contó sus sueños
Enredándome en los vericuetos de su hermosa veinteañera locura

¿Cuan distintas éramos ayer?, Hoy en la adultez descubrí que fue lo que me unió
El dolor de tantos años de carencias….
Nunca entendiste por que yo comprendía tus sueños y tus otrora inalcanzables metas,
Sencillamente por que eran tan parecidas a las mías,
Yo adivinaba en vos un único temor, el de ser sojuzgada
Vos no comprendiste mi incapacidad, la de criticar tus medios
Y así te alejaste, tantos años…
Y así te busque esos mismos años.

El día que te encontré Alma, yo era un caballo loco, de contento
No lo pensé siquiera un poco, la alegría de saberte viva,
SI VIVA, aunque no lo creas,
Toque tu puerta te avasalle con recuerdos, te reencontré en la mirada,
Como si se pudiera arrasar con tanta ausencia
Y te deje feliz cargada de promesas.

Solo los días, semanas y meses siguientes aplacaron
la yegua desbocada del encuentro,
Y pude ver lo que la emoción de hallarte me negó el razonamiento
Que no hemos estado lejos sino cerca, ¡casi se cuentan las cuadras ¡
Que hubieras podido hallarme si de buscarme hubieras tratado,
Que quizás y aunque me duela el alma, como llamarme, no has llamado,
Tu no deseas verme, ¡sino yo verte solo he deseado!

No te juzgo, no te critico. Yo te buscaba para alocarnos
Pero como te siento “Amiga”, comprendo, y me hago a un lado
Disculpa que enloquecí al verte, desbordé de alegría,
Acaso invadí tu casa con recuerdos y un pasado que allí no cabía.
Ya no temas, y a pesar de no entender y decir que lo he entendido,

Hazme un favor, solo uno querida Alma, Mi amiga,
Guarda siempre dentro tuyo escondido un poco de esa hermosa locura tuya
Y cuando ella asome, si te place, (solo, si te place), llámame, y salgamos
A dejarnos llevar por donde sople el viento.

Claudia C. Mattenet 20/07/2007