Ríete de ti misma

se;alacon dedo

 

Ríete

 

Tu, si tu, se la persona que más gracia te cause,
Te aseguro que eres un ser gracioso
Ríete de ti, de tus defectos, de tus errores,
y hasta de tus virtudes que crees son importantes
Se con el paso del tiempo un ser gracioso.
No en gracias, sino en humor,
Esfuérzate en que las comisuras de tus labios
Estén siempre hacia arriba
Te ayudará a tener una cara amigable.

Busca los lentes que tiene sobre la cabeza,
Olvida donde guardaste aquello
Que especialmente querías no perder,
Y ríete, créeme te harás con el tiempo
Irremediablemente graciosa.
Aprovéchalo y se tu mejor público.
Y luego contágialo a tu alrededor.
Se una lamparita de humor

Selo sobre todo para ti mismo,
Y has de tus mayores logros
Que de ti se rían quienes te conocen,
No hay malicia en ello.
Te ayudará a dar la bienvenida
Al paso inevitable de los años.

No te amargues de tus canas,
¡Tienes dos colores de cabello ¡
Crecen pelos en tu cara,
¡Entretieneté en descubrirlos¡ ahora te sobra tiempo,
Te ves terrible en esa foto, ¡guárdala unos años ¡
Veras que cuando le vuelvas a ver te verás estupenda,

Si en las reuniones hablan de enfermedades
se tu quien hace un chiste, cambia de tema.
Has ver cuánto han logrado, cuanto más libres son ahora,
De lo poco que algunas cosas que antes eran prioritarias ahora importa,
De cuanto menos ahora se necesita.

Pero sobre todo ríete, y haz reír,
Ten siempre ese chiste listo, o ese chascarrillo a salir,
Ríete de cómo eras antes, de tus manías abandonadas,
Ríete de las dictaduras de la moda
Que has abandonado alegremente
Mira los tacones altísimos y suspira de alivio
Si ya no tienes que y utilizarlos,
Sin olvidar agradecerles cuanto te ayudaron.

Y si tienes suerte ríete con tu madre,
Ahora que la vida en muchas cosas las va igualando,
Y las rencillas abandonando,
Y si aun lo tienes, con tu pareja ríanse,
La risa los mantendrá juntos.
Basta ver una foto de lo que otrora eran
y ver lo que los años han hecho;
Ríanse a rienda suelta, pues si se aman
Burlaran al tiempo viéndose iguales.

Ríete y se feliz
Claudia Mattenet
20/07/2014

Patria

 

Captura3

Patria

En la infancia, es color cielo, en la escuela solo un lienzo ondulante
Con los años, pesadilla de lecciones, batallas, libertad, independencia.
La adolescencia, adolecerá también de pertenencia,
a un pueblo en donde convergen tantas patrias
Que difícilmente una pueda uno identificarse con alguna.
Sera en esa misma mescolanza de razas y de orígenes
Donde formara sus primeras relaciones,
Y descubrirá que algo,” un No sé Qué, ese Así como”,
Es lo que hace tiempo que nos une.

Si tiene sed de aventura cargara la mochila y recorrerá caminos,
Sin importar la dirección que elija,
En los cuatro puntos cardinales tiene destino,
Sin implicar eso dejar Su tierra, porque Esta, ¡vaya que es basta!.
Vera montanas, desiertos, bosques, lagos, océano,
Escuchará tonadas, vocablos que desconoce,
Sin que deje de ser su idioma
Descubrirá la inmensidad variedad y la riqueza de Esta su tierra
Su gente, tan igual, y la vez tan diferente,
De nuevo con “un No sé Qué, ese Así como”, que nos une,
Pero ahora entendiendo ese “No sé qué y, Así como”

Ya es joven, ya decide, emprenderá su vida
Con las opciones que esta su patria le ofrece.
Quizás saldrá adelante y se afincara en su tierra,
Con la entera convicción de que este es su lugar.
Por que así lo siente, porque esta es su gente,
Este su cielo, este su lugar, y acá están sus afectos.
Y entonces se atreverá a decir esta es mi Patria.

Pero puede no darse que esta tierra le ate,
Sino que muchas veces pareciera expulsarte
Y digo pareciera por que las razones que expulsan a unos
Arraigan a otros, extraña paradoja de siglos
Y entonces quien debe irse, ¡hay con que pena ¡
Uno abandona en la marcha,
Los afectos, la bandera, la historia, los paisajes …..
Porque de otra forma sin despojarse no puede irse,
Queda atrapado entre dos querencias.

Y lentamente quitara capa a capa de pasado,
Para despedirse y poder reinventarse en nuevo suelo,
Que solo seleccionar objetos, libros y recuerdos
Ya desgarra de pensar en el proceso,
Y tendrá nuevo pasaporte, nueva lengua, hábitos,
Compañeros y amistades
Y solo Él sabe el esfuerzo que asimilarse significa,
Por qué haga uno los deberes como los haga,
Será siempre un inmigrante, un extranjero,
Si tiene suerte!, sino, un “sudaca”.
Y en el balance de una apuesta que quizá no tuvo opciones,
Podrá sentirse seguro, estable
Pero hay algo que ya no siente que lo une a su nueva gente
Ese algo,” un no sé que, ese así como”;
Pues dicen, se siente Patria solo en el suelo donde se nace.

Claudia Mattenet
Mayo 2014

 

Mi chica vainilla y coco

Captura

Mi chica vainilla y coco

Para Franca

Tengo una hija a quien llamo, mi chica vainilla y coco,
Y es por la fragancia que a su paso deja su presencia,
Su ausencia y hasta sus pertenencias.
Entra, sale corre, vuela, que las horas no le alcanzan,
Que la vida tiene plena;
Yo de a ratitos la veo si soy afortunada,
Pero siempre la huelo…

“! !Hola! !Salgo en un rato!…!llegue, pero vuelvo a salir!”
Pero siempre en cada giro deja su rastro de vainilla y coco.
Nada le negó la vida, es brillante, hermosa, con carácter,
Pero en el orden…un desorden porque a su ritmo no hay tiempo de sandeces,
Es un desorden en la que imagino ella está inmersa,
Pues todo su espacio aunque sin ella, huele a vainilla coco.

Estamos en esa etapa de la vida donde ella es un best seller y
Yo un buen libro pero viejo y ya olvidado.
Esa donde las madres somos por unos años prolijamente en un rinconcito acomodadas.
Nada de nuestra experiencia les sirve, ella mucho mas sabe,
El tiempo fue ganado para ella, para mí, su madre, el reloj quedó parado.
Y si, disputas tenemos, rencillas, malentendidos,
Ella hace un giro gracioso, ni argumentar me deja,
Se retira altiva y orgullosa quedándome embriagada y sola
de esa su fragancia vainilla y coco.

Mientras teniéndola conmigo, no está presente,
Vago por su espacio inhalando como una adicta su esencia
en la ausencia, vainilla y coco….
Si la añoranza es mucha, revuelvo entre sus ropas hasta encontrar una que usándola en mi piel calme mi angustia de sentirla lejos,
No un lejos de distancia, un lejos de inevitable próxima independencia.

Y es desgranando esta palabrería que me he dado cuenta
¡hay chica mía!,
Que cuando llegue ese día,
No habrá frasco en el mundo que contenga cantidad suficiente
de fragancia de vainilla y coco.
Porque no será la fragancia que alivie la pena de no tenerte
sino rememorar me que ya has partido del nido,
mi chica vainilla y coco.

Claudia Mattenet

Mayo del 2014, Barcelona

HERMANA AMIGA

Captura3

HERMANA AMIGA

No tomes a tu hermana por tu mejor amiga
Será siempre tu hermana, podrá ser tu amiga,
Pero nunca tu mejor amiga.
Yo cometí ese error, si así puedo llamarlo, pues en parte la crie,
Y en un momento la vida nos emparejo siendo madres.
Creo que fue en ese tiempo en que compartimos parto puerperio crianza,
En que yo la hice mi mejor amiga.

No tubo ella la culpa, no me dio ella el título,
Me lo dio si se quiere mi soledad de ejecutiva sin tiempo.
Tenía hijo y sobrino, igualitos en su tiempo y crecimiento,
Pero Sobrino no es tu hijo, ni siquiera si es tu ahijado
Que tampoco fue mi suerte.

No creas que tu hermana pueda ser tu mejor amiga
Es tu hermana lo que entraña que hay padres de por medio,
Ten cuidado, ya eres grande y sabes
Que los padres aman a sus hijos por igual pero en forma diferente,
Y para poder hacerlo sin mayor evidencia,
o menor culpa, deben necesariamente
Tener con ellos vínculos separados,
Sutilmente….a veces, maquiavélicamente.

Tarde, muy tarde advertí yo que
Aunque amara y cuidara de mi sobrino como hijo,
Jamás el me vería como tía madre,
Y lo que es peor aún que al hacerlo
Ocupaba un espacio que no era mío sino el de ella,
Mi hermana, su madre, mi mejor amiga.
Y mucho mas tarde aun asumí
Cuanto más grande era el vínculo de mi madre
Con mi hermana que conmigo, tan ciega estaba…

Hay ingenuidad de hermana,
¡Cuánto dolió perder a quien yo tenía por mejor amiga!;
Hay dolor de hija el entender,
El asumir el lugarcito que uno ocupa en el escalafón
De hermanos dentro del corazón de mi madre…..

Lo que acaso por mi sobrino hice
Fue en su momento, una ayuda lo debido, lo esperado
Ni tan siquiera se espera sea reconocido,
Menos aún recompensado.
Huelga decir hermana que para mí en ese tiempo
Si fuiste mi mejor amiga, mi confidente, mi par, mi igual, mi posadera.
Si me engañé y me di cuenta tarde pague su precio
Pero por lo recibido Dios lo sabe, te guardo aprecio
porque ahí estuviste, porque ahí creo que estuve,
Con mis aciertos y errores, a mis dos amores.

Aguas Calientes Peru
25/06/2014

 

El divorcio de mi amiga

Captura3

EL DIVORCIO DE MI AMIGA

A veces cuando la decisión se toma, ella
En el momento, no me lo cuenta,
Quizás, seguro, es tan traumático,
Que hay un delay que nos aleja,
En ese momento yo siento
Que podría haberla siquiera, abrazado.

Otras, cuando la causa es haber descubierto
Algo tan doloroso, vergonzoso, humillante,
Ella me lo oculta,
Y solo después de un tiempo y de una probablemente forzada charla
De a poco, ella vomita su furia, su dolor, su vergüenza,
Y entonces yo me enfurezco junto a ella , y contra el.

Como sea que el divorcio se decida,
Mi amiga, quizás No sepa
lo que en mi la decisión golpea.
Ella queda por un tiempo,
Y dependiendo de cómo y por qué su separación se ha dado,
Como aturdida,
Toma distancia, atontada del dolor, y la mezcla de sentimientos.
Dolor, temor, incertidumbre,
El peso de calzarse un fracaso a la espalda,
Cuyo peso será mayor cuanto mayor haya sido lo entregado.
en la ecuación del ganar y perder lo conquistado

Y yo su amiga me retuerzo intentando la posición
Para encontrar el lugar junto a ella,
Respetando su distancia y su silencio,
y sintiéndome a la vez con la culpa de no estar,
De no decir, de no hacer…

Nosotras las amigas también nos divorciamos,
Cuando nuestras amigas se separan.
Quedamos a la espera de ver cómo logrará resucitar
Luego del impacto, nuestra compañera de vida,
Expectantes observamos como a tientas
Busca su nuevo espacio, se redefine, reinventa,
Y con su armadura a solas saca cuentas.

La veo cambiar de hogar, y sé que, cuando me muestra el nuevo,
Está desgarrada por el que dejó vacío en una lotería sin suerte.
Y decorará el nuevo con un desesperado afán de translocar recuerdos,
Como si pudiese mudar las manitas de los niños,
Las marcas del crecimiento hechas en la pared,
Aquel empapelado, que con un cubrecama infantil hacía juego.

Y yo que vi, el esfuerzo con que ambos otrora ese hogar construyeron,
Me despido también con mucha pena por lo que ellos perdieron;
Pero callo, silencio, Decirlo No puedo.
Debo darle fuerzas. Debe empezar de nuevo.
Ella mi amiga perdió su hogar,
Yo su amiga siento que lo perdí con ella.

¿Sabrá ella de qué forma siento yo Con ella?;
No puedo decírselo, al contrario, esta es Su pena.
Debo empujarla a dejar ese nido,
Debo convencerla de lo aún no convicta,
Sin que jamás sepa ella aquello que realmente hubiera yo querido.

Estar ahí con ella, capturando a cuatro manos,
Todos su pasado ahí transcurrido,
Embotellar risas, imágenes, suspiros.
Todo aquello que allí ella hubiera vivido,
Para transportarlo con ella, junto a ella,
A su nuevo espacio, reconstituido,
Con lo que le ha tocado, quedado, sobrevivido.

Pero. No he podido. Ella no me ha dejado,
O quizás yo no he insistido.
Y pasan los días, semanas y meses.
Si he tenido suerte la veo, la llamo o le escribo.
Y Ella sola emprende lo que han decidido.
Sea acaso por eso que no tiene resto,
Necesita fuerzas, coraje, coraza.
Y se encierra en ella, con ella y sus niños,
Donde no tendré lugar, sino el permitido;
Por su dignidad, entereza, y con suerte algo de olvido.

¡Hay si yo pudiera amiga MÍA decirte,
Cuanto tú perdida a mí me ha dolido…
La impotencia o rabia de no haber podido
La incomodidad que siento porque a mi no me ha ocurrido ¡

 

Claudia Mattenet
2006

 

 

De adioses electrónicos, adioses de adolescencia

1captura

De adioses electrónicos,  adioses de adolescencia

Para Gianluca

Ella te ha dejado, y eso te ha herido
Como un vándalo furioso has rugido,
Sin sonido tus palabras han salido,
Sin pensarlas tan siquiera han partido,
Son palabras de las de ahora, las modernas,
Las no dichas sino escritas, las que viajan
No en sobre ni papel sino en fibras y cables, ondas, antenas, pantallas,
Plimm!, explotan, en la pantalla de ella…
Y la palabra escrita tanto daña,
Pues no se borra, sino su letra graba

Y como de expresar los sentimientos de otra forma
Vos o en tu generación la capacidad, se ha perdido
La perdiste por quererla, y por no saberlo expresar, ella, se ha ido.

La agraviaste de la bronca que te dio cuando Plimmm,
Exploto su adiós en tu pantalla
Su adiós electrónico compungido
Y era tu amor por ella lo que explotaba dentro tuyo,
Por lo no dicho, por lo callado, por lo omitido

Y si herido estabas, ¡hay mezquindad! que ti te hiero,
Qué heridos ambos quedemos…..
Sin importar, paradoja loca que los dos hablamos de dejarnos, y No de no querernos….
Y en el fondo se que no supe decirte lo que por vos sentía, de bobo, torpe o corto
Y te deje insegura, dolida, herida
Plimmmm! Plimmm! Plimmm! Suenan en tu móvil
Palabras que no pueden ser des-decidas

Del amor has de aprender que si has perdido,
Callado has de partir con tu amor partido
Y si la has amado, si aun la amas, o si ya está en tu olvido
Vete siendo su amigo, y vete bien rápido, no la hieras, no la lastimes,
Vete con la cara en alto, sin una lágrima, dale un abrazo,
Pues del amor al odio hay tan poco espacio,
Como estimar el daño que en tu persona hará
Una mujer enojada, herida, despechada.

Claudia Mattenet
12/05/2014

A contramano

Captura

A contramano

Hay existencias que tienen ese estilo, van en sentido contrario
La que les cuento, la mía es una de esas siempre a contramano
Yo sé cuando lo decidí, tenía tres años, murió mi hermano,
Debe ser desde ahí que desee ser invisible, no molestar, ni protagonizar
Intuí que con ello contribuía a guardar duelo
Que tiene una madre con niños al cuello

Yo tuve varios hermanos, y elegí ser la muda,
Siendo la del medio la elección cae de madura
Si los demás eran sanos, yo era la que enfermaba
Si en la adolescencia los otros transcurrían normalmente
Yo era rarita, por callada por ausente, por adolescente
Si a los quince tocaba fiesta, yo lograba librarme de esta,
Si en quinto era Bariloche, yo me inventaba cualquier otro coche.
Y así casi sin darme cuenta la rarita esquivo todo evento social normal
A contramano de la gente y de su gente a quien también aislaba

Ya más grande y más experta mis logros eran exponenciales
Recibirme y no avisar, no ir al aula magna al diploma recibir, a la jura recitar
No casarme de blanco, no hacer una fiesta formal, y de participaciones ni hablar,
A contramano…como en carrera de autos chocadores
Golpeándome de frente con los otros carros, desafiando
Convencida o creyéndome que a los demás no les importaba,
No queriendo yo molestar por un protagonismo no querido o merecido
A contramano relegue mi vida. Y a quienes formaban parte de ella.

En la adules, ir a contramano era ya inconsciente
Me case con el menor de tres hermanos, de forma tal que
Mis cuñadas podían ser mis madres, y mi suegra mi abuela
Y ahí estaba yo de nuevo, desencajada, desubicada
Con una edad más cerca de mis sobrinos que de mis cuñadas,
Que terminaron siendo abuelas de mis hijos y yo no se
Aun ando buscando un lugar ahí que quien sabe si existirá
Mi lugar en el mundo de los desubicados por andar contramano

Elegimos en algún momento ir en sentido contrario
Y luego perfeccionamos nuestra elección,
Cuando nos damos cuenta se nos fue la vida, los momentos y el amor
Somos seres solitarios incomprensibles e inadaptables
Porque cuando nos descuidamos
Nuestra mente nuestra ideología también está a contramano
Y para tener enemigos como dijo alguno
Solo basta con pensar diferente.
A contramano

Claudia Mattenet

Virtualidad

Captura2Captura

Virtualidad

Como no puedo tenerte, te imagino,
Como supe poseerte, te recuerdo,
Y entonces en el paroxismo del amor, son tus brazos, es tu cuerpo,
Solo con cerrar mis ojos yo te tengo

Puedo oler tu perfume, aunque no lo recuerde,
Imaginar tu piel mate contra el blanquecino de la mía,
Y no importa entonces quien este realmente conmigo,
Pues con este argumento yo te tengo

Sin que nada puedas hacer para impedirlo, y sin entrar en tu seguro mundo
Solo requiere que mis ojos permanezcan cerrados,
Para así atraer tu imagen a mi mente,

Ni una palabra debe salir de mis labios,
Solo gemidos inconexos, que jamás dejarán escuchar tu nombre.
Y si eso es lo que nos queda ahora, es mi forma de tenerte.
Son los recuerdos los que cargamos, y con eso construimos si queremos nuestro presente.
Poseyendote……..
Virtualmente.

Claudia Mattenet
21/01/2008

 

 

Yo soy Mia

Dedicada  mi Madre

Captura4Captura3

Yo soy Mia

Le toco nacer por 1930 y pico
Nació mujer, de madre casi iletrada
Heredo el mandato de ancestros
Pero nació curiosa, inteligente, y sin entender barreras.

Su destino venia marcado desde el útero,
Con el mandato generacional de la vieja Europa.
Secundaria ya una conquista,
Quizás un profesorado, venia todo junto,
Y después a seguir el mandato de su sexo, casarse, procrear,
Madre, esposa, y además argentina.

¡Hay, la engañosa química neuronal autónoma ¡
! Que no impide que su inteligencia despierte!
La pubertad la atacó sin piedad ni previo aviso,
Solo se le previno de los demonios y su acoso,
Nadie le informó que pudiera sentir gozo.

Siendo una niña de 20,
Hastiada de desinformación control y encierro,
Muerta de curiosidad y con ansias de ser su dueña,
Cayo sola en la telaraña tejida por tantas generaciones de congéneres
A las que había soñado no imitar.

Tomo del brazo al hombre elegido,
El, primero, el único, el que se animó
Y el que ella sin mucho con que comparar aceptó.
Infantil, ignorante de toda su intimidad futura,
Caminó triunfal en su vestido blanco, cambiando de amo,
Solo que esta vez entregaba el alma junto con el cuerpo.
Y quien quería ser suya sin siquiera darse cuenta,
En un mágico instante dejo de ser de sus padres,
Dejo de ser de ella,
Y fue en adelante toda de Él.

Parió sus primeros hijos y sabe solo ella si conoció el goce
Fue entonces cuando, creyendo en parte su deber cumplido,
Se animó a pedir alimento para su espíritu.

Pidió una carrera universitaria, psicología, dijo.
¡Izquierdista ¡dijo El, tu carrera soy yo y tus hijos.
Solo sabe ella como lo convenció.
Aceptó como naturales los costos de su elección,
Fueron los primeros golpes,
Su amo debía mostrar que lo que se concede cuesta.
Ella debe haberlo viso como una pequeña concesión,
Acostumbrada como estaba a años de maltrato.

Supo entonces que su deber nunca estaría cumplido,
Que debería sumar deberes de ahora en más,
Y que sus aportes jamás sumarian en la ecuación de su amo.
Y así lo hizo.
Esa mujer estudio, siguió pariendo hijos,
Atendiendo una casa y satisfaciendo un marido.
Y a pesar de hacerlo, siguió también recibiendo golpes,
Porque así debe ser,
Así se sostiene el poder de una persona sobre otra,
Temor, miedo, descalificación.

Se desdoblo, como todas las mujeres que así lo eligen,
Atendiendo a un cada vez más inseguro y demandante marido.
Se esforzó con las conservas, con la costura, las tareas cotidianas
Y de noche con todo listo,
Y los niños, adultos ellos o niños reales en sueños,
Ella leía, estudiaba, y lentamente
Sin siquiera tener conciencia de lo que en ella ocurría,
Se transformaba.
Hoy seguro sabe que hay caminos más directos para llegar donde ella quiso,
O que quizás se puede modificar el orden de ocurrencia de los acontecimientos,
Esto es, estudio, casamiento, matrimonio, hijos….
Pero ¿tuvo ella esa opción?

Hoy quedan hijos marcados.
Los hay mayores con más recuerdos, y más carencias,
Algunos afortunados con fortaleza u olvido,
Los hay menores casi sin memoria
Y con carencias suplidas por hermanos que supieron protegerlos.
Y en el medio el tiempo que todo lo borra.
Todos ellos, quienes no son meritorios de juzgar,
Salvo cuando deban enfrentar disyuntivas similares
Frente a sus parejas y propios hijos.

Es un nuevo siglo.
Ella ya no es la misma
Ahora es tiempo de cosecha
¿Que habrá sembrado ella?
Que nació allá por 1930
¿Logro lo que quería?
Valió la pena el precio
¿Que tiene hora luego de tan terrible lucha,
además del logro de haberla concluido?
¿Que había arriba de esa montaña?
¿Es ella finalmente de ella?

Luchamos en la vida por ser nuestros dueños,
Y en el proceso como árbol con sus ramas,
Vamos por estaciones de la vida, desposeyéndonos.
Y al final siquiera en el ocaso nos damos cuenta,
Que el ser nuestros dueños sea acaso eso,
Habernos en el camino despojado hasta los huesos.
Intuir que yo soy mía, si he logrado ser parte de cada uno de ellos,
Podrá decir ella quien sabe…..
Desposeída en mí, abarcada, absorbida mí esencia en ellos
Yo soy mía, yo soy de ellos, por lo que de mía fui, por lo que de mí les dejo,
Que es mío y fue mío, porque he sido mía y no de nadie,
O al menos en mi amor, solo de ellos.

Claudia Mattenet
23 Febrero 2006

Iluminada, iluminándolos

Iluminada, iluminándolos

Ella ya no joven, de edad, pero lo es de espíritu, de alma
Se quedó estacionada en una edad de la alegría,
Solo ella sabe de cuántos años habla.
En su interior hay una eterna niña que danza, vuela
Corre, juega, sueña, niña que no pudo serlo,
Quedó atrapada por siempre, por suerte.

Y es esa niña que la mueve, le da una luz traviesa que irradia,
Ella es lamparilla de su hogar, en su rol ya no de madre y de adulta, sino
De niña traviesa que juega y se divierte.
Para todo ella tiene una gracia, un chascarrillo una broma,
Su cuerpo se mueve y ella lo siente, su luz la acompaña,
Su pasión visceral por todo, está ahí con ella.
Hay seres que iluminan, que irradian energía aun en momentos difíciles,
Ella es una de esas, personilla incandescente,
Que te trasciende el alma arrancándote, il sorriso.

Ella es madre, es adulta, es profesional,
Debe ser seria?.Quien lo dice…………
Así hizo todo en su vida, así la conocen
Y en medio de todos esos roles su alegría encuentra espacio
O la dice, o la muestra, o la escribe, o le susurra, o la canta, o la danza
Quienes la conocen la saben, la esperan, la disfrutan, y algunos la aman
Porque sabe iluminar en muchos casos lo que para algunos es cénit,
Y en situaciones acaso ya ocaso,

Ora un chiste, un juego de palabras, un chascarrillo, o un mimo al alma,
Una solución disparatada, una respuesta divertida de lo absurda.
Ella te toca, te acaricia, irreverente a tus hábitos a tu edad o expectativa
Porque sabe del contacto humano, porque sabe si te hace falta
Hechicera de momentos de instantes que roban sonrisas en el alma.

El es su marido, su esposo, pues la amarra, su dueño,
No la entiende, le es incómoda, tanta in compostura,
La calla, la ignora, la va amarrando poco a poco
Que se comporte ¡que no brille! su luz sofoca…le molesta.

Y en silencio, agazapado cuando ella está desarmada
Lanza su mejor garra, la palabra,
Frases tan hirientes que solo al escupirlas y en el momento exacto,
Eso si hay que reconocerlo,
Y ahí la destruye, la parte en cristales
Como un alto voltaje en la corriente eléctrica
Ella recibe el shock y queda como tostadora quemada
Ya ni tiene su luz, ni destello, ni reflejo,
Y si te acercas sentirás el olor quemado a baquelita,
Y si pudieras verla la rodea humillo.

Y así de a poco va apagándola, con su oscuridad
El es un hombre bueno, pero oscuro,
Que desecho la luz en su camino
Porque él no sonríe, o será que no le sonríe,
No puede ver su luz, sino, para apagarla,
A manotones, reprimiéndola, humillándola
Día a día, año a año, inexorablemente
Sino decide ella huir o apagarse antes sola.

Claudia Mattenet
Buenos Aires 24/02/2015